Paso de drogas por Honduras a EE.UU. se redujo en un 95%

SAN PEDRO SULA, Cortés. «Misión cumplida», dijo el Presidente Juan Orlando Hernández, ayer, al finalizar el informe de rendición de cuentas 2014-2021 del Gabinete de Prevención, Seguridad y Defensa, que fue presentado en San Pedro Sula, hace pocos años considerada la ciudad más violenta del mudo.

El centro penal de la ciudad industrial era “universidad del crimen”, pero hoy vive un repunte económico en un ambiente de mayor seguridad.

«Hice lo que tenía que hacer; hoy puedo decirles misión cumplida», afirmó el mandatario y agregó que «el camino de la paz ya lo dejamos establecido y serán los nuevos gobernantes quienes deberán seguirlo y nunca más volver a descuidar nuestra seguridad”.

La rendición de cuentas fue desarrollada por funcionarios y representantes de la sociedad civil que han sido partícipes de una serie de logros que, según mencionaron, permiten no solo que San Pedro Sula esté fuera de la lista de las 25 urbes mundiales con los índices de homicidios más altos, sino que Honduras haya dado importantes avances hacia la paz y la erradicación de la violencia en todo el país.

FUERA DE “LISTA NEGRA”

El mandatario celebró el avance de San Pedro Sula, ya que “después de que logramos sacarla de la lista negra», se registra un repunte económico que «muchos no lo esperaban».

«En estos últimos años, la Municipalidad de San Pedro Sula registra que se duplicó la cifra de apertura de empresas y negocios, lo que demuestra que invertir en seguridad trae al mismo tiempo confianza en los empresarios nacionales e internacionales», destacó el gobernante.

Mientras tanto, a nivel nacional, la estrategia de seguridad de la administración Hernández, según el informe, logró, desde 2012 hasta 2020, salvar 77,405 vidas, una cifra que «podemos comparar por ejemplo con las 58,000 fatalidades que Estados Unidos sufrió en la guerra de Vietnam que duró 20 años», puntualizó el mandatario.

«La seguridad de un pueblo no se descuida ni un segundo», advirtió el mandatario, al hacer una revisión a los avances logrados durante su administración, gracias a las acciones emprendidas desde su gestión como diputado y presidente del Congreso Nacional y que incluyen la Ley de Extradición, la Ley de Extinción de Dominio y la Tasa de Seguridad, entre otras.

MUERTES VIOLENTAS

Para el gobernante, la violencia que se sufrió desde 2006 ha sido la catástrofe más grande que se ha vivido en Honduras.

Hoy, gracias a la firme lucha contra las maras y pandillas, el crimen transnacional y el narcotráfico, «logramos reducir la tasa de homicidios en un 58 por ciento, pasando de 86.5 homicidios por cada 100,000 habitantes a 37», refirió el Presidente Hernández.

Recordó que informes del Comando Sur y del Departamento de Estado de Estados Unidos reconocen que cuando él asumió la presidencia del Ejecutivo, la proporción de cocaína que pasaba por Honduras para ingresar a ese país era del 87 por ciento y hoy se ha reducido a solo el 4 por ciento, es decir, una reducción sin precedentes del 95 por ciento del tráfico de drogas, a través de Honduras.

«Hoy hay 58 narcotraficantes que se encuentran con procesos penales en ese país, ya sea por extradición, entrega o captura», dijo.

A %d blogueros les gusta esto: