Vacunas actuales mantendrán su eficacia ante las mutaciones del coronavirus

Oviedo (España).- La vacunóloga británica Sarah Gilbert, que lideró el equipo que creó la vacuna de Oxford/AstraZeneca contra la covid-19, no espera que las mutaciones del coronavirus que provocan la enfermedad hagan necesario cambiar su composición en los próximos meses porque ya han demostrado que «funcionan con todas las variantes», aunque también ha reconocido que siguen almacenando datos para generar nuevas fórmulas si fuera necesario.

Esta bióloga especializada en el desarrollo de vacunas contras la gripe y otros patógenos emergentes, y que dirigió el grupo que desarrolló la vacuna británica, es una de los siete científicos que este viernes recibirán en la cuidad española de Oviedo el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por su contribución al desarrollo de las primeras vacunas contra la covid-19.

Junto a Gilbert, recibirán este galardón de manos del rey de España Felipe VI, el fundador de Moderna, Derric Rossi, el inmunólogo Drew Weissman, la bióloga Katalin Karikó, el bioquímico Philip Felgner, los doctores Ugur Sahin y Özlem Türeci.

Con 59 años y dedicada a la investigación en la Universidad de Oxford desde la década de los 90, Gilbert sí que considera que en la segunda generación de vacunas frente a la covid-19 sería interesante mejorar su termoestabilidad ya que las actuales tienen que estar congeladas o requieren de refrigeración y sería mejor que se pudiesen almacenar a temperatura ambiente.

Ya hay fórmulas que podrían permitirlo, aunque es preciso seguir investigando en esa línea, según Gilbert, quien ha reconocido que otra mejora que puede darse desde el punto teórico, pero que no se podrá aplicar rápidamente, es la posibilidad de aplicar la vacuna con un espray nasal que vaya directamente a los pulmones.

Existen algunos aerosoles que en el caso de la gripe se dan a los niños, pero aplicar este sistema en la covid-19 «no será algo muy rápido», en opinión de la científica británica para quien, a falta de decidir si se procederá a la vacunación de los más pequeños, hay que tener en cuenta que durante la infancia es normal tener infecciones, que no son graves y crean una inmunidad personal.

A %d blogueros les gusta esto: